Add Beads

 

 

 

What's Happening  |  Love & Peace Hall of Fame  |   The Neverending Necklace  |  BM Initiative  |  Gift Shop


Home | Families/Individuals | Businesses | Site Map | Contact

 

Enseñanzas de una gran mente: Dr. Hugo Finkelstein

 

 

OBRAS DEL ESCRITOR: HUGO FINKELSTEIN

PUEDEN SOLICITARSE A  AMAZON EN ESPAÑOL.COM

Del Amor. Editorial del Nuevo Extremo

Emociones extremas. Ediciones del arquero

El libro del No amor. Edit. Galerna

El libro del No amor ( veinte años después) Edit. Nueva Era

El amor posible Edit Planeta

Estimada señora( cartas a una desconocida) Edit. Galerna

Querido hijo, querido papá Edit Beas

No sé lo que quiero Edit Beas

Manual para sobrevivientes Edit Galerna

La imaginación a cuarenta grados Edit. Galern

Apostar a la vida Edit. Galerna

El amor ese pretendido bien. Edit Galerna

Sólos y demasiado tarde. Edit Galerna

Uno, Uno mismo y el otro. Edit Galerna

Las máscaras de la vida. Edit. Galerna

En nombre del amor. Edit Galerna

 

 

LA LIBERACIÓN DEL ESCLAVO

 

No creas que cuando la muerte te busque

y te encuentre tan parecido a los muertos

terminarás por confundirla y no te cargará.

¡Igual te va a llevar!

 

y habrás perdido tu tiempo en vida

al dejar de ser movimiento sobre ascuas

para ser petrificado por la rutina que te despojó

de vista, sobresaltos, perplejidad, fuego y libertad.

 

Por ser vil anticipaste tu muerte

suicidando tu espíritu antes del final,

porque al no disfrutar de esta vida,

sólo en apariencia se te hizo más largo,

¡Fue breve igual!

 

“No ves que ya estoy muerto,

que sentido tiene llevarme”,

Así no burlaras a la muerte

y lo mismo te va llevar.

  

Tapaste tu carne viva con la costra de la costumbre

mientras la espontaneidad achicaba cada vez más el cerco.

La novedad se cubría de polvo

y convertido en estatua de piedra caliza

dejaste de ser estímulo para alguna pasión.

 

Te pasaron por encima, te pisaron la cabeza.

Obstruiste con tu abdomen lo que había detrás de vos.

Entonces troquelaron un bocado justo a la altura

de un corazón inservible,

para poder mirar el mundo a través tuyo

sin tener que eliminarte.

 

Para vos la felicidad fue una palabra que provocaba risa,

y como una mujer desnuda en una cama alta,

te sentiste un enano a la que no podías trepar.

 

Ningún hallazgo impensado se encuentra en un vuelo,

cuando la “siempre igual” quema las alas de la aventura

que impiden despegarse unos centímetros de la tierra y mirar

por encima la chatura del mundo estrictamente ordenado.

Así, hasta el milagro, por cotidiano, deja de ser milagro.

Se destruye la admiración y nadie se interroga sobre él.

Sólo lo pautado que se trunca,

se transforma en la madre del fastidio

y se está dispuesto a ofrecer el resto del alma que aun queda,

con tal de que vuelva a encarrilarse lo de siempre,

que ya olvidaste cuestionarlo.

 

El matrimonio encadenado a fingir que se separan,

con un beso usual automático y desanimado

que sella un viaje de irse para no volver, que no existe.

 

Donde no hay peligro, no hay pasión.

Las mismas cuadras, los mismos pasos y el mismo retorno al mismo lugar

sólo horas más tarde,

sin que ningún prodigio haya pasado ni a la ida ni a la vuelta.

 

Así de patética la cárcel predecible y sin sorpresas

que termina por ser cómodo aposento

con tal de no perder la ficción de la seguridad

de también estar allí al día siguiente

y cada cosa en su lugar.

 

En la rutina lo malo deja de serlo.

Se deja pasar de largo lo alguna vez inconcebido.

El gris es el máximo espectro de la luz

Los mismos hábitos de siempre no producen fatiga.

El sinsabor sazona toda comida

Es el olor a perro viejo el aroma cotidiano

 

Todo aquel que se anime a quebrantarla

aprenderá que la libertad se nutre de incertidumbre.

porque quien aprendió a flotar en un acuario

no sabrá que hacer cuando alguien por descuido,

estupidez o fatalidad, haga trizas el habitáculo de vidrio

y los nadadores sean lanzados a un vacío para el cual

no fueron entrenados ni se imaginaron que podía pasar.

 

Te preguntaras entonces ¿Cómo dar el primer paso?.

Una vez por día, no hagas lo acostumbrado.

Abre las puertas que no abriste nunca.

y cierra las que solías abrir.

Una vez por día, haz algo que te dé miedo.

Una vez por día no te rías de lo que reíste siempre.

Elige un camino distinto.

Toma la taza con la mano izquierda.

Cambia el reloj de muñeca.

Levántate una hora más tarde o más temprano.

No beses a los de siempre.

Besa a quienes no besaste nunca.

Di una vez “si” a lo que siempre dijiste “no”

Haz algo que no quieras.

porque en verdad eres víctima de lo que pensabas que era bueno para los demás

 

Deja de hacer lo que siempre dijiste que les gustaba.

Sólo una vez al día.

Duerme solo cuando tengas sueño,

si todavía no puedes dormir sólo.

Come sólo si sientes hambre,

si no sabes comer solo.

Bebe solamente con sed

si te aflige beber en soledad.

Haz el amor solamente cuando sientas amor.

 

La persona que ahora eres

ya no es la misma persona que empezó a leer éste papel.

 

Ahora dóblalo varias veces, escóndelo como un secreto

donde no pueda ser hallado

y no le cuentes a nadie la decisión que has tomado.

 

No te preguntes cuanto tiempo te llevará perforar el túnel,

Con el primer puñado de tierra

ya estarás del otro lado.

Liberando el espíritu, el cuerpo va a acompañarlo.

y nadie se dará cuenta (por ahora) de que ya no estás.

Cuando lo adviertan estarás tan lejos

que no te llegaran ni los ecos del reclamo.

Libértate estando adentro,

si quieres ser realmente libre,

cuando estés afuera.

 

Si te abandonan las fuerzas

y piensas que no podrás lograrlo

es porque has olvidado felicitarte y disfrutar de cada paso.

Palméate, acaríciate, prémiate y también disfruta.

Solo vos sabes lo que has sufrido

y lo que te está costando

volver a encontrarte con ese ser que eras

antes de que te pasase lo que te pasó.

Mil cosas todavía no puedes hacer

y sólo una sí puedes.

Hoy ¡haz esa!

 

Hugo Finkelstein

(Del libro” emociones extremas”

----------------------

 

 

 

 

: NO - (genial poema de Hugo Finkelstein)

No

No es no, y hay una sola manera de decirlo.

No.

Sin admiración, ni interrogantes, ni puntos suspensivos.

No, se dice de una sola manera.

Es corto, rápido, monocorde, sobrio y escueto.

No.

Se dice una sola vez,

No.

Con la misma entonación,

No.

Un No que necesita de una larga caminata o una reflexión en el jardín no es No.

Un No que necesita de explicaciones y justificaciones,

no es No.

No, tiene la brevedad de un segundo.

Es un No, para el otro porque ya lo fue para uno mismo.

No es No, aquí y muy lejos de aquí.

No, no me deja puertas abiertas ni entrampa con esperanzas,

ni puede dejar de ser No, aunque el otro y el mundo

se pongan patas arriba.

No, es el último acto de dignidad.

No, es el fin de un libro, sin más capítulos ni segundas partes.

No, no se dice por carta, ni se dice con silencios,

ni en voz baja, ni gritando, ni con la cabeza gacha,

ni mirando hacia otro lado, ni con símbolos devueltos;

ni con pena y menos aún con satisfacción.

No es No, porque no.

Cuando el No es No, se mirará a los ojos y el No se descolgará

naturalmente de los labios.

La voz del No, no es trémula, ni vacilante, ni agresiva y no deja duda alguna.

Ese No, no es una negación del pasado, es una corrección del futuro.

Y sólo quien sabe decir No puede decir Sí.

 

 

 

Ver más:

Página 1   2   3

Portada del sitio en Español

 

 

 

 

 

Presentada por:

Leading a gentle rebellion for a kinder world

 

 

Agregar Cuentas

What's Happening  |  Love & Peace Hall of Fame  |   The Neverending Necklace  |  BM Initiative  |  Gift Shop


Home | Families/Individuals | Businesses | Site Map | Contact